diumenge, 5 d’abril de 2009

¡CUIDADO CON LOS CHINOS!

No sé si se puede decir que me guste la comida china...lo que verdaderamente me gusta es el pollo con salsa picante, así que siempre que voy a un restaurante chino pido el mismo menú:

“Arroz tres delicias y pollo kung poo”

Hacía bastante tiempo que no iba a comer a uno de esos restaurantes, hasta que hace unos dias, decidimos volver. Me senté tranquilamente en la mesa y mientras leía la carta pensé: “Siempre pido lo mismo...hoy voy a cambiar de menú”

así que empecé a buscar un plato que me apeteciera y ví:

“Tortitas chinas con huevo y jamón”

No sé muy bién porqué, me imaginé una especie de tartaletas de hojaldre con huevos de codorniz y jamón o algo similar. Me pareció bién .

“Tortitas chinas con huevo y jamón y pollo kung poo” al pollo no quise renunciar.

Al cabo de poco rato, el camarero se acercó para servirnos los platos, y todas las miradas se clavaron en mí. Sorprendida por la expresión burlona de mis acompañantes, miré al camarero y me aparté para que me sirviera. Intenté disimular y darle las grácias con naturalidad, mientras veía en el centro de mi plato una gran tortilla a la francesa con trozos de jamón dentro. ¿Tortita china? ¡No podía creerlo! siempre había pensado que la tortilla a la francesa procedía de Fráncia. Recordé que en una ocasión alguien me dijo que la ensaladilla rusa no era originária de Rusia y que en Cuba no conocian el arroz a la cubana.¿ Ocurriría lo mismo con la tortilla?...

Mientras intentaba asimilar que la “tortilla a la francesa” era en realidad “tortilla a la china” llegamos al postre, volvimos a pedir la carta y entre los postres que se ofrecian ví, para mi sorpresa, uno que me llamó la atención:

“Capu chino”

¿Capu chino? No salía de mi asombro.¿Sería el “capu” un postre típico de ese país? ...Pregunté al camarero:

“No es un postle, es un café con nata. Puede sel también con leche”

¡Un capuchino! ...No sé que pensaría un italiano de tan hábil hurto, pero ahora estaba segura, la tortilla a la francesa seguía siendo francesa y el capuchino italiano. Recordé entonces que ya hace años los chinos nos robaron un barrio en cada ciudad, por suerte , eran los de peor reputación, pero aún así, eran nuestros y no tenían ningún derecho a robarlos. Me dije:

¡Cuidado con los chinos!


.

6 comentaris:

Mar ha dit...

jajaja que bueno jajaja me ha gustado muxo la forma de relatar los hechos....."con mucha naturalidad"jajaja espero la proxima..
hasta luego y un besote!!!
y muxas felicidades por tu nuevo blog!!!

Amanda ha dit...

Gracias Mar,un beso grandote

Kris ha dit...

jajajajajajajajajajajaja, ¡qué grande!
Me encanta tu nuevo blogg.
Por cierto, la tortilla francesa... no se conoce en Francia, en allí es una especie de revuelto de huevos, pero nada de tortilla.
Lo sé porque me lo dijo una francesa de Francia.
Un beso :D

Amanda ha dit...

Vaya! A ver si al final va a resultar que la tortilla es china????? JAJAJA
Un abrazo

Anònim ha dit...

Jajajajajajajaja ¡Qué tarde me estás dando! ¡Por Dios que tanto reír debe de ser malo! Bueno, yo hice unos cursos de restauración y nos dijeron que en Francia llaman "omelette" (creo que era con dos [t]) a la tortilla a la francesa y que en realidad no es rectangular sino que tiene las puntas en forma de media luna, vaya, semiovaladas.
Manda hue... los del restaurante. Luego intentando ser originales con el capuchino jajaja en fin, una más para contar.
(Cerilla)

Amanda ha dit...

Cerilla: jaja tendría que haberle dicho al camarero:

"Para mí un capu italiano pero si no tienen, me conformaré con un capu chino" uy! Lástima que no se me ocurriera en aquel momento, hubiera sido divertido, no?

Un beso "chino", ya sabes, con los dedos tirando de los ojos hacia el exterior. ;)